miércoles, 13 de mayo de 2009

¿Voces en el infinito?


A partir de la difusión del uso de internet pareciera haberse dado una suerte de democratización respecto de la accesibilidad a la información y a los bienes culturales. Hoy se dice que todos podemos tener toda la música, todos los libros o abundante información acerca de lo que queremos. ¿Pero qué encierran esas totalidades? ¿Qué hay detrás de esas ilusiones de completud en las que parecemos vivir?

En primer lugar, ese "todos" que se adueña de “todo”, como pasa nada menos que en salud o en educación, nunca es la totalidad de la gente, sino que es una suerte de ideal, de sujeto indefinido que cubre los vacíos y las grietas de nuestras carencias y los egoísmos de una sociedad pensada para pocos, para cada vez menos gente.

¿Y qué es ese “todo” que es objeto de nuestra apropiación? ¿Cómo se transforma la cultura en consecuencia? Si bien, es sumamente interesante que exista la posibilidad de reponer, por medio de la digitalización, numeroso material que el mercado obstinadamente silencia, también sucede que la hiperabundancia de información, de música, de textos o de lo que fuere, acaba conformando una masa amorfa e indefinida, en la que es imposible realizar un proceso selectivo que construya algún tipo de criterio subjetivo o proceso mental-emocional. ¿Qué tipo de huella interior puede dejar una voracidad consumista de alta velocidad? ¿Acaso los días que nos tocan vivir nos dejan invertir el tiempo necesario para procesar la información contenida en gigas y gigas de textos, películas o música digital? ¿Cuánto de absurdo y paranoia consumista encierra esta actitud generacional?

Al recorrer páginas web, blogs o ese nuevo campus de vinculación virtual, ese "no lugar" del siglo XXI, que es el facebook, uno ve (incluso en sitios de medios masivos de comunicación) como la información se propaga como un copy/paste casi frenético y desprovisto de toda elaboración intelectual, de toda construcción subjetiva, única y personalizada. Ahí es cuando cabe rehacerse las preguntas anteriores ¿para qué nos sirve toda esa información? ¿Qué podemos hacer con ella? ¿Acaso el pensamiento elaborado va a terminar siendo una exquisitez para pocos, como lo son las manufacturas artesanales después del advenimiento de la producción industrial en serie? ¿Realmente nos libera y nos da la posibilidad de elegir esa “accesibilidad infinita”? ¿O nos ahoga en un sinsentido que nos anula, que nos silencia y que nos impide elegir lo que nos construye, lo que nos conmueve?

8 comentarios:

marga dijo...

Tus preguntas son muy válidas, sin embargo, también generalizadoras, y encuentro las respuestas justamente a partir de ese detalle...
Yo pertenezco a otra generación, a la de la tv de aire y en b y n... a la banda horaria rstringida en las transmisiones, a la época de las bibliotecas y el anotador (ni siquiera existía la fotocopia), a los libros, los diccionarios y las enciclopedias en papel... a las cartas por correo etc. etc. A los discos extranjeros que llegaban de vez en cuando y mil años después... a la época de quedarte con la duda y siempre con ganas de más
¿Qué quiero decir con todo esto? Que para mí tener acceso a la información YA, ahora, inmediatamente cuando estalla mi curiosidad o mi necesidad de llenar un vacío de conocimiento es algo FUNDAMENTAL Y SUMAMENTE APRECIADO. Claro, yo me formé digamos, de la manera tradicional, que en definitiva la única ventaja que tenía, es que tenías que imaginar y construir donde no había/no encontrabas nada... pero esa capacidad no se pierde, al contrario, se ve inmensamente favorecida al abrirse un mundo de pensamiento e ideas contrastantes con un solo click
Antes, cuando yo era chica, si no tenías plata te tenías que arreglar con lo que hubiera en la biblioteca del colegio o de la municipalidad más cercana, que no siempre era todo y mucho menos lo mejor, y todo tenía un horario estipulado y una serie de trámites burocráticos a cumplir
Hoy, los chicos, no importa la clase social a la que pertenezcan, pueden tener acceso a la información de manera barata e inmediata (pueden ir a un cyber por ejemplo), dije pueden, no dije que lo hagan (quiero decir por lo general van a un cyber a otra cosa). Sin embargo, la posibilidad está... el acceso está, el poder ver que existen otras realidades y áreas de conocimiento por ahí impensadas en lo cotidiano, está. Después lo que cada uno haga con eso dependerá de la educación que les demos, y a la larga, de una decisión personal. Para poner un ejemplo, yo estoy usando Internet para mi formación profesional desde hace muchos años, y me ha sido muy útil, me ha hecho ganar AÑOS de espera... mientras que por ahí ves médicos que usan sólo la computadora para mandarse cadenas de e-mails con presentaciones de powerpoint...

bueno, perdón, me mandé casi un post, es que hacía tanto que no hablábamos que me entusiasmé :)

besos!

Eme dijo...

Cuando se busca algo muy especícfico no es tan fácil encontrarlo

Fernando dijo...

Comparto tu preocupación, pero yo (que creo ser de la misma generación que Marga, por lo que veo) valoro las posibiliades que la tecnología da actualmente para muchas cosas. Se pueden ver películas sin depender del criterio de los programadores de los cines y la TV. Se pueden intercambiar y difundir libremente videos, textos, música. Me pregunto a veces cómo se hubiera podido ejercer censura (como se la ejerció hasta no hace tanto, del '84 para atrás) si hubiera existido Internet en esos años. También pienso que lo que toma más trabajo hacer será siempre un poco mejor (tanto un libro como un buen blog). Y que quienes quedan un poco al margen de estas ventajas son los mismos que quedan al margen de una buena educación y un buen nivel de vida.

Christian dijo...

Hola Marga:

Comparto sí... la información YA es invalorable y sobre todo encontrar cosas que son inhallables de otro modo. Yo me refiero principalmente al uso que le damos a eso. Sobre todo a la sobreabundancia. Me ha pasado con las descargas de música, por ejemplo. De un click toda la discografía de... y eso se vuelve una maratón improcesable que me hace extrañar el disco, con su tapa, con su docena de temas ordenados, con su principio y su final... me explico?
Por el otro lado noto mucho copy/paste y muy poca imaginación y elaboración... muy poca construcción... entonces me lleva a pensar cuál es la contracara de esto positivo que encontramos en la web.
Sin dudas con la web cambian los modos de construir el conocimiento y eso traerá todo tipo de reflexiones y pautas nuevas, otros modos de leer, otros modos de escribir, otras operaciones mentales que se pongan en juego... pero esa ficción de que "en internet está todo" quizás nos está haciendo dejar de producir cosas nuevas, porque total ¿qué se puede agregar?...

Besos!

Eme: No claro... es que en internet... no está todo! además muchas veces la calidad de la información es dudosa y hay que hacer un laburo muy grande de contraste y recopilación para lograr construir el conocimiento... eso es lo que creo que se hace muy poco y esa ilusión de totalidad, termina tapando la elaboración. Saludos.

Fernando: Hoy justamente píspeé lo que escribiste sobre Doria y ahí señalás que encontraste en las notas mucha haraganería y mucho copy/paste... A eso me refiero cuando escribo esto. Desde ya que poder salir de los programadores de tv para ver una película es invalorable! De hecho no estoy en contra de la info en la web, por favor, todo lo contrario... sólo quiero señalar o reflexionar ese costado que me parece que estamos dejando pasar. Internet pareciera ser esa maravilla, esa gran democratizadora de todo y yo me pregunto si realmente constituye algo "público" con toda la significancia política que esto tiene...

Saludos a todxs!

Y gracias por pasar por acá,

Chris

Anónimo dijo...

Ese al alcance de "todos" es claramente una cuation de Clase, es obviamente al alcance de "todos los de clase media pa' arriba" como bien marcas, al alcance de los que saben leer, de los que tienen al menos $1 plus, extra a su propia supervivencia
Nos quieren hacer creer que todos somos muchos cuando somos los menos. Hoy ese todo somos pocos" y cada vez seremos menos los que tengamos un plus de libido que poner al servicio de la sublimacion y la simbolizacion; porqe para ello lo basico debe estar saldado y la cabeza tranquila. Por otro lado el otro "todo" con intentos tatalizantes viene por la misma linea, Se necesita tiempo para poder elaborar, matabolizar, pensar.-

Hacia mucho que no estaba por aca, espero estes bien te mando un beso!

Luz dijo...

el coment anterior era mio! beso

Fernando dijo...

Buscando y bajando música en estos días, he descubierto con cuánta generosidad la gente sube discos para que otros los puedan escuchar. He encontrado materiales que tenía en viejos casetes ya inaudibles, música o películas que he pasado años buscando... Creo que esa es la parte maravillosa de Internet, que la tiene.
Y está, también, el lado oscuro (yo mejor diría "el lado bobo") de Internet:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/2-14421-2009-07-03.html
En fin, Chris, que comparto tu preocupación sin olvidarme las ventajas que podemos encontrar con este nuevo medio de comunicación.
Un abrazo.

Christian dijo...

Hola Luz, tanto tiempo! :)

Sí, comparto... Es una cuestión de clase... No democratiza tanto como parece internet. Si yo siento eso... como que hay mucho, hay mucho... a todo se accede, pero cada vez somos menos libres. Un poco viene a cuento de eso. Como que cada vez estamos atravesados por más discursos que proliferan desde un lugar de poder y que nos instalan en determinadas categorías que nos interpelan.

Un beso grande!!

Fernando: La generosidad de los tipos que suben discos yo creo que es impagable, no??

Abrazo!