domingo, 20 de julio de 2008

De putos, traviesas, maricas y tortilleras


El modelo socioeconómico capitalista occidental organiza sus relaciones sociales sobre la base de la institución de la familia y el matrimonio. Por lo tanto, gays, lesbianas, travestis, trans y bisex no pueden encuadrarse dentro de dicha organización. En consecuencia, surgieron dispositivos de persecución hasta la negación de la otredad y la diferencia. El lenguaje fue fue uno de los vehículos de dominación más fuertes imprimiendo a las palabras que nos designan cargas peyorativas ancestrales. Así, somos putos, tortilleras, maricas, travas, invertidos, marimachos, etc.
La articulación del movimiento gltb en dispositivos militantes, como la marcha del orgullo y diversas organizaciones en todo mundo, ha logrado, sin embargo, notables reconocimientos sociales y civiles que llegan hasta el matrimonio pleno y la adopción. Pero también ha demostrado una conquista que nunca parece resolverse del todo, dejando espacio a una tensión fundamental de la problemática gltb. ¿Cómo son los modos de integración? Una nueva palabra “gay” recorrió el planeta luego de aquel Stonewall norteamericano y pareció instalarse como la nueva categoría del homosexual a nivel global. Pero cuando decimos gay, ¿qué decimos? Decimos alegre y también designamos a un homosexual que se autopercibe como tal y que funciona dentro del modelo social occidental. ¿Un gay debería “integrarse” a ese modo de organización social capitalista basado en instituciones como la familia?
Las palabras puto, marica, tortillera, marimacho, torta, trava y demás adjetivos descalificativos parecen ser mucho más injustos a la hora de designarnos. Pero ¿no se encuentra justamente ahí el espacio donde se demuestra que esa integración nunca es plena? Si asumimos estas palabras como propias contribuimos a repensar los modos en que se ha instalado lo queer en la sociedad y también encarnamos, en la forma de autopercibirnos, cuáles son las luchas y cruces que se producen a nivel social. Designarnos sólo como “alegres”, conlleva una imagen mucho más próxima a la del homosexual blanco, de clase media, con un buen pasar económico y que basa su integración a las sociedades capitalistas en la participación en un mercado que le ofrece espacios determinados de circulación y consumo.
Replantearnos las palabras será, luego, replantearnos la forma de construir nuestra identidad. Será también asumir la lucha como marca histórica de nuestro posicionamiento y también abrirá el espacio requerido para la búsqueda por un reconocimiento social que no se base en formas de integración impulsadas por estrategias de mercado.
Putos, maracas, tortilleras, travas, tortas, maricas, maricones, binormas, bomberos, camioneras, traviesas, invertidos, desviados, perversos entre otras son muchas de las posibles brechas que tenemos para reconstruirnos a la hora de repensar nuestra identidad colectiva.




Fuente de las imágenes: Homoxidal 500, Nº 1 & 2.

24 comentarios:

Mario dijo...

Hay palabras que perdurarán en el tiempo. En su día fueron insultos y formas de degradar al humano gay. Hoy en día, sólo son palabras, gracias a nosotros que no quisimos que esas palabras nos dañaran nunca más. Hoy, quien las dice, sabe que no nos ofenderá porque quizás hubo otras ofensas mayores como para darle gusto al hetero que solo quiere que jodernos.
Esto ha sido uno de los avances que hemos conseguido por nosotros mismos. Que unas palabrejas no nos duelan.

Un beso, Chris... puto!!

Fabio dijo...

Después de leer esas blasfemas y escandalosas palabras que no me atrevo siquiera a repetir, solo me queda rezar...

Padre Nuestro heterosexual
que estás en el heterosexual cielo,
Santificado sea tu heterosexual nombre,
Venga a nosotros tu heterosexual reino,
Hágase tu heterosexual voluntad,
En la heterosexual tierra como en el heterosexual cielo,
Danos hoy nuestro pan heterosexual de cada heterosexual día,
Perdona nuestras heterosexuales ofensas,
Como también nosotros, heterosexuales, perdonamos a los heterosexuales que nos ofenden,
No nos dejes caer en la heterosexual tentación,
Sino líbranos del heterosexual mal.
Heterosexual amén.

marga dijo...

coincido, aunque estoy a favor del matrimonio homosexual

feliz día

adrián dijo...

Bueno la revolución depende de los que pertenecemos, como una increible reacción en cadena de adentro hacia afuera, tenemos que dar la pelea para ganar nuestros propios derechos y libertades, no con simples marchas sino con actos de verdad.

POr cierot, gracias por la visita en mi blog, pero es un desorden completo ... lo que podría llamarse mi post de Introducción es realmente mi último post (Las Crónicas de mi cama (Parte 9)), pero tambien me voy a leer tu blog de cabo a rabo.

Saludos desde Colombia

Max dijo...

Hola Chris!
bueno, después de leer el post y los comments creo que lo único que saco en claro es que no nos define una palabra, aunque socialmente sí, pero como el resto de las personas somos justamente eso "personas" con igualdades y diferencias como todo el mundo.
En círculos chicos la vida me enseñó que soy valorado por mi, en círculos grandes no tanto, siempre sale a relucir lo que impone la sociedad, y ya no sé si el tema es que una palabra no nos duele, sino que nos hicimos inmunes a ella, a fuerza de golpes y dolor.
creo que dije mucho y no dije nada, como siempre, pero lo importante es empezar nosotros no definiéndonos con palabras sino con actos.
Un beso grande!!!
y que pases un muy buen día del amigo rodeado de tus afectos!!!
Max

Diego M. Herrera dijo...

Fabio, no se trata de crear la brecha...no estoy de acuerdo para nada en tu comentario. Me parece totalmente discriminativo, del verbo DISCRIMINAR =SEPARAR.

Contrario a eso justamente, es lo que propone Chris, la otredad como parte.
Hay que tener cuidado con las palabras tambien que se utilizan en favor de la unidad.

Un abrazo

Diego

Fabio dijo...

Permiso...Diego, se nota que no me conoces un comino... qué brecha es la que abro?
Llamame mataputos y la completamos... justo, al tío más indicado... no si la nueva generación tiene los méritos y la palabra pa cagarte o cerrate la boca...
No voy a entrar en debate en balde, pero que me señales como discriminador... posiblemente no entiendas mi manera de humorear algunas cosas... y si no se puede pues nada, hay sitios donde uno no se tiene que bancar ciertas cosas...
Y que sepas, que muchas de las cosas que puedes disfrutar ahora, (aunque haya que seguir luchando por otras, o mejorarlas) no son el logro de llenarte la boca con cierta dialéctica, sino de un camino de gente que empezamos mucho antes de que tu entraras a la escuela.

Christian dijo...

Mario: Hay que trocar el valor de las palabras, no? A eso apuntaba y también a cuestionar el modelo del gay que no se hace cargo de la historia represiva. Ningún homosexual puede sólo estar "alegre" cuando hubimos sido masacrados. Asumir estas palabras como elemento de lucha es justamente marcar nuestra posición en el mundo, pero para proponerla en un sentido creativo, productivo. Tomar el "puto" que viene de afuera y transformarlo en otra cosa.
Un beso puto lindo! ;)

Fabio y Diego: Yo interpreto (es mi lectura) que Fabio, desde su forma siempre mordaz, está hablando no de la heterosexualidad como sujetos deseantes, sino de la heteronorma, es decir, de la obligatoriedad de ser hétero y funcional al sistema capitalista occidental. Eso implica hétero que sigue ciertas pautas. En consecuencia héteronormatividad. La forma de "rezo" que le dio Fabio apunta a mostrar el rol de la iglesia en la construcción del orden en este mundo occidental. Comparto Die que no está bueno generar separatismo. Hablamos de romper un modelo que se nos impone a todos los sujetos, por eso la necesidad de asumir la otredad y e interactuar desde la diferencia y no desde la relación de poder que implica cumplir con la héteronorma.
Yo creo que ésta lucha es de tod@s! no es un lucha excluyente gltb. Justamente, al separar heterosexual de héteronorma llegamos a la conclusión de que necesitamos cambiar una fuerza estructural y coercitiva. En mi caso propongo debates más ligados al movimiento gltb porque tienen más que ver con mi historia, pero, de todos modos hay algún escrito sobre heteronormatividad ya que considero que es un punto muy importante a desarrollar desde su especificidad para poner sobre el tapete esas cuestiones que, como el modelo pone en un lugar "dominante", se hace más difícil ver como normas que también son represivas para con los sujetos. Un post sobre este tema es: "Más allá del orgullo - GLTTBIH" que publiqué en Septiembre del 2007. Creo que agrega a esta discusión.
El espacio está abierto a que conversen. Es como dice la frase que está al costado, abajo del arcoiris: "vamos a andar, con todas las banderas trenzadas de manera que no haya soledad"

Marga: Yo también estoy a favor del matrimonio homosexual eh!!!! Si, claro, cómo no voy a estarlo?? Este post sobre todo apunta a reubicar las palabras y cuestionar esta cuestión de lo "gay". Las fotos lo muestran claro.
Creo que una revolución radical debería sí apuntar a otras formas de vinculación que no tengan que ver con el matrimonio. Pero mientras vivamos en este sistema quiero también derechos plenos. Esa organicidad nos revalidará como actores sociales plenos, sin dudas.
Un beso y feliz día!

Adrián: Yo creo que las marchas son actos de verdad. Lo que sí, creo que no deben ser el único acto de verdad. Esto se construye día a día. Por eso la importancia de preguntarnos, de pensar, de analizar para buscar las formas, para entendernos.

Max: Sin dudas no nos define una palabra, pero también las palabras nos atraviesan por eso la cuestión de reubicar la palabra, de empezar a transformarla, no?
Ojalá que hoy sea un día feliz para vos!

Besos a tod@s!!!

Que pasen un hermoso feliz día del amigo llenos de amor y siéntanse orgullosos de sus amigos!!

Chris

Haldar dijo...

Gay = alegres. Bueno, eso es lo que siginifica en el diccionario. Pero a pesar de eso, dista mucho d ela verdad en muchos paises del mundo donde el ser gay es ya de por si un crimen. Hay lugares en el mundo donde los homosexuales son encarcelador, golpeados, humillados y hasta asesinados simplemente por su condicion gay. Y eso es lo que pasa en Jamaica, pais en el que vivo por el momento. Si, mucho han logrado las organizaciones y mucho se sigue luchando, pero lamentablemente mucha gente (y en eso coicido con Chris) tiene una vision norteamericana del gay, como auqel que vive feliz, que rie todo el tiempo, con buen gusto y siempre a la moda. Aquel con un buen trabajo que le permite gastar en un mercado dirigido a nosotros que cada dia es mayor. Pero en muchisimos paises del mundo, ese "gay" dista mucho de esa imagen.

Abrazos.

ALE LAVALLE dijo...

Hola Chris, creo que hay un ligero error o desplazamiento en el planteo. Más allá de la exclusión, frente a la decadencia y falencias que el capitalismo mostró más de una vez, surgió la necesidad de incorporar aquello que había sido descartado. Hoy por hoy, "el gay" es un interesantísimo nicho de mercado para el marketing. Hombres cuyo ingreso está destinado al puro consumo, sin hijos, despreocupados, puro hedonismo. Las marcas mundiales apuestan en sus campañas a binomios del mismo sexo. Christian Dior, Levis, VW, etc. Es cierto que el lenguaje fija el sentido, pero la circulacion discursiva, articulada con nuevas percepciones y mucha mas flexibilidad, esta favoreciendo nuevas construcciones. Creo que el puto paso a ser simplemente el gay. Y el que menosprecia te diria que casi entra en una categoria caduca. La homofobia ya no es cool.

Nos pusimos serios che.

Abrazooooo grandeeee

Christian dijo...

Haldar: por eso que decís justamente es que la propuesta es revisar esas palabras. Pensar "lo gay" como una categoría que acabó integrándose a los parámetros de la cultura occidental y sus instituciones. Una integración que se logró, justamente a partir de la incorporación de lo gay como un nicho de mercado y consumo, promovido por el exitismo, el sexismo, el racismo y el snobismo de muchos gays. La propuesta, al cambiar las palabras, es dar cuenta de lo otro, del espacio que NO claudica a negociar los derechos reales y las formulaciones estructurales del sistema. No se trata de integrarnos, sino de modificar estructuras para que sea una convivencia basada en el diálogo de sexualidades y construcciones subjetivas. Mientras los gays se conformen con tener más boliches o un crucero exclusivo para hacer turismo, muy lejos estamos de un replanteo a ese nivel. Somos "putos", "maricas" porque asumimos ese desafío que no está resuelto, que debe reproyectarse y también porque concebimos la necesidad de una reinvención de una historia que está acuñada en la carga peyorativa de la palabra.

Ale: Creo que hablamos de lo mismo, tal vez algo no lo expresé bien o vos lo leíste distinto. Justamente la propuesta es ver "lo gay" como una categoría que se "integró", que claudicó en sus búsquedas para ser un nicho de márketing, como decís. En consecuencia proponer tomar las otras palabras para revisar la posición histórica y generar otros conceptos de participación social. Fijate en la respuesta que le puse a Haldar, que aporta bastante también en este sentido. Creo que ambos pensamos lo mismo!
Solemos ponernos serios!! jajaja

Un beso grande!!!

Chris

Nano dijo...

Me encantó el post. Muy... Foucault?
Estoy muy de acuerdo en todo.
Veo que se armo el debate, pero como de costumbre llegue tarde. Bueno, vayan mas despacio que todavía estoy pensando si estoy con el campo o con la presidenta... o con el campo y la presidenta, pero sin el vice, o sin el campo pero con D´elia... o no se...
No quiero entrar en la discusion pero si estoy estoy seguro de que se trata de defender un espacio no reconocido, o muy poco reconocido, al menos en nuestra sociedad. Más que nada, creo que es cuestion de que pasen todavía algunas generaciones más, y parir una sociedad con una mentalidad o, más abierta, o con el cerebro menos estrecho.
Sin embargo, es obvio que la tarea de crear un espacio respetable para el puto, es trabajo nuestro.
Saludos!

nano CANALLA dijo...

el capitalismo es cruel! primero discrima y luego lo absorbe y lo modela para generarle necesidades de consumo! una vez que estás adentro es dificil, muy dificil salir del sistema.

DianNa_ dijo...

Todos somos iguales y el el que no lo vea o es ciego o no es persona!!

No ofende quién quiere, si no quién puede :))

Besos, niño guapo, pasa feliz día

Nacho Hevia dijo...

colectivos...siempre, desde el principio de la historia, el hombre se define por colectivos
(qué injusticia para la individualidad) y cuando esos colectivos son repudiados, más se estrecha el círculo sobre ellos

rompamos los cercos y borremos las palabras que los definen

besos, Chris

markitoxxx dijo...

Yo creo que no necesito una palabra que me defina, para eso mis viejos me dieron un nombre y un apellido, y si me definen solo me gustaria que digan que soy amigo de quien me defina o que lo trate bien, solo eso, si me insultan, me denigran o me ofenden... la verdad que ya me interesa cada dia menos, porque soy mucho mas fuerte ente todo eso.

Que hablen, que digan lo que quieran, el problema es de ellos no mio... la vida es demasiado corta para vivirla por la boca de los demas...

Epicteto dijo:
Si dicen algo de ti, y es verdad...corrigete
Si es mentira... solo riete

Hay que cagarnos de risa :D

abrazo!!!!!

* Alma * dijo...

Chris: Siempre es maravilloso leerte, digas lo que digas.

Te mando un beso,

almita*

Max Dicásolo. dijo...

Christian, me tomé la libertad de incluirte en esta Guía de Blog´s que estoy armando, con Blog´s de calidad.

http://circulohispano.blogspot.com/

He aquí un heterosexual que desea un país y un mundo para todos, NO A LA DISCRIMINACIÓN.

Glosa dijo...

Hola Chris!!
mañana 6 de agosto, mirate el programa de la Chiqui Legand que va a haber una mesa gay, lesbica, trans, etc etc. Mirala a la Chiqui, quien la ha visto y quien la ve!!.
Seguir peleando por la igualdad despues de tantos años, parece un chiste que haya que seguir!! y no se tome conciencia de que todos tenemos los mismos derechos y aptitudes para relacionarnos y vivir en sociedad.
Un garron, saludetes

DianNa_ dijo...

Paseaba por aquí... te dejo besos y deseos de que todo te marche bien :)

Christian dijo...

Hola Nano querido... salió muy Foucault?? ja! qué honor... o será aparatez teórica marca filosofía y letras??? danger! jaja
Se trata exactamente de eso, de defender un espacio no reconocido. La propuesta es, asumir ese espacio no reconocido, desde ese lugar que no se instala y no se amolda al sistema. Por eso retomar, en forma creativa, esas palabras que conllevan la historia de la marginación.
Sin dudas que crearnos este espacio es, sobre todo, nuestra responsabilidad!! Vamos por eso!!

Nano: Es cruel sí... y la verdad, no sé si se sale... porque para salir no sale sólo un colectivo social, sale la sociedad entera o nos quedamos todos adentro, no? Tal vez cada sector pueda aportar, desde su especificidad, esas perspetivas que puedan acoplarse entre sí para generar un cambio de mentalidad que, sin dudas, es a muy largo plazo.

Dianna: Decían "somos iguales desde la diferencia", comparto... el tema es que ser iguales es un concepto de derecho, si se quiere un ideal... pero no es un hecho de ley. Ya que la misma ley, en la praxis, cercena y discrimina. Por conquistar el derecho, habrá que replantearse estas cuestiones.

Nacho: Yo ahora no veo tantos colectivos... tampoco veo individualidades, veo individualismo... es decir, individualidades que parten de sí mismas para llegar a sí mismas.
Generar una espacio de lucha creo que requiere un pensamiento sociológico, es decir de colectivos, y no meramente psicológico, es decir de individualidades. Pasa por encontrar el punto medio, pienso.

Markitos: Claro, hay que cagarnos de risa, es cierto. Pero también es una realidad que hay gente que no puede adoptar esa actitud y siente miedo y fobia de ser lo que es y sentir lo que siente. Desde ahí parte la necesidad de transformar!! Por eso estamos escribiendo y pensando sobre esto.

Alma: Gracias!! que elogio, un placer recibirlo.

Max: Gracias por incluirme en tu proyecto y me alegra que seas un hétero que se acerca a estas causas que, en definitiva, en tanto humanas son de todxs y nos modifican a todxs y cada uno como persona.

Migue: Gracias por el aviso, lo leí a tiempo, pero no pude verlo... Qué diosa la Sra!!! Quién la ha visto y quién la ve!!! jaja
Habrá que seguir amigo!... "Para llegar, he de continuar..."

Dianna: Hace unos días pasé a visitarte y no encontraba tu blog, que bueno que volvió a aparecer y gracias por la visita.

Besos a todxs!!!

Chris

Haykus dijo...

¿gay? ¿orgullo? ¿soy eso? No sabía; me llamo Andrés, amo a un hombre, siempre amé a un hombre, a alguien de mi mismo sexo, practiqué sexo con el, fui feliz e infeliz, pago impuesto como un ciudadano más aun amando a un hombre, trabajo digna y maravillosamente bien aun amando a un hombre, me gusta el cine, la literatura, la musica, la gente... aun amando a un hombre; no maltrato niños, ni mato mujeres, ni robo o me drogo... aun amando a un hombre; nunca me insultaron, ni pegaron ni sufri en esta sociedad por amar a un hombre; ¿gay? ¿soy gay?... ¿matan hombres que aman a hombres por amarles, matan hombres que tienen sexo con hombres por tenerlo, encanrcelan a hombres que aman a hombres por amarles?... ¿hay de ser gay para que eso no suceda? ¿hay que ser gay para que cambien las leyes de los paises que no permiten las libertades individuales?... SERE GAY, seguiré amando a un hombre y seguiré con mi vida normal, pero me he decidido SERE GAY Y LO DIRE para que eso no suceda.

Rana dijo...

Lástima haber leido tan tarde este post.

Suerte haberlo leido! :D

Todo un problema el de las palabras, todo un problema el de la identidad. Lo demás, viene a complicar un poco más la cosa, lo que no está nada mal.

Probablemente lo que digo es una selección demasiado caprichosa, pero lo digo igual:

Estoy sin duda de acuerdo con que "la familia" tal como la entendemos en nuestra cultura está al servicio del sistema capitalista asesino. Creo, de todos modos, que lo excede. Digo, he discutido innumerables veces con compañerxs anicapitalistas de diferentes procedencias y llegué a la conclusión de que existe el peligro de creer que terminando con el sistema capitalista se termina automáticamente todo-lo-malo-que-hay, o toda forma de opresión... y yo creo que hay que pelearlas todas, ninguna se termina sola (ojo, sé que nadie dijo esto acá, pero me pareció que la aclaración era copada y sobre todo: fuera de contexto! jeje).

Con respecto al tema de la identidad y tratando de no caer en la tentación de decir "si no la ponés vos te la ponen" (soy tortillera, queda mal!)... considero sí que es inevitable -hablando de pelearla- pelearla desde algun lugar. Y creo que esto sí tiene que ver con lo que decís, Chris. Las palabras se usan para muchas cosas; una muy importante es decir lo que "se puede" y "lo que no se puede". En este sentido, "puto", "maricón", "tortillera", etc... se usan en su origen para decir lo que "no se puede", mientras que "gay", creo que usado como eufemismo en su origen, representa en el contexto de "aceptabilidad" en que lo estamos entendiendo acá, lo que "se puede".
Creo que no soy muy clara, pero lo que intento decir es que con las palabras más o menos despectivas y sus respectivas connotaciones, se nos ponen límites de aceptabilidad y de inteligibilidad. Se nos lee, se nos deja "adentro" y "afuera", se nos mantiene a raya. Al menos eso se intenta. Y eso inevitablemente nos contruye, es parte de lo que somos. Somos lo otro, lo que queda fuera. Y creo que reapropiarnos de estas palabras-estigma cumple la importante función de decir ésto: que estamos construidxs en parte por el insulto, por la abyección... y somos en ese sentido un espejo que está atrás: o sea que muestra (visibiliza), entre otras cosas, el culo de quien no se quiere mirar.
Y para mí cumple otra función pulenta: decir que no vamos a dejar de subvertir y cuestionar y reconstruir y molestar y... creo que viene al caso (en mi cerebro les juro que sí) una frase de "El género en disputa" que les comparto:

>>El límite entre lo interno y lo externo se confunde por los conductos excrementales en que lo interno efectivamente se hace externo, y esta función excretoria se convierte, por así decirlo, en el modelo por el cual se efectúan otras formas de diferenciación de identidades. En efecto, éste es el modo en que lxs Otrxs se convierten en mierda. Para que los mundos
interno y externo sean completamente diferentes, toda la superficie del cuerpo tendría que conseguir una impermeabilidad imposible. (...) pero ese encierro no podría dejar de explotar precisamente por esa mugre excrementicia a la que teme.<<

Besos Queer
La Rana

Christian dijo...

Rana: Comparto totalmente eso de que al terminar con el sistema se termina con todo lo malo que hay o con toda forma de opresión. Respecto de las palabras apunto a eso mismo que decís!! Decir lo que no se puede, tomar lo no aceptado y asumirlo para también transformarlo y pararnos desde ahí. Porque somos rechazados, entonces asumamos el rechazo de forma creativa y constructiva. Además se trata de revisar nuestra propia historia y ver en qué puntos hemos ido transando con las cosas que antes peleábamos y qué precios pagamos para "pertenecer" y cómo estamos "perteneciendo" qué es lo que realmente logramos y qué es lo que entregamos para ello.
Estamos construidos también por el insulto y la abyección, coincido!! Porque esas fueron las palabras que recibimos desde niños. Cuando en la escuela un pibe le decía "Puto!" a otro lo estaba insultando. Y yo sabía que era puto, entonces qué hacer con ese insulto que escuché tantas veces?? me cabe?? no me cabe?? dónde me posiciono??? y si lo transformo en otra cosa?? y si tomo ese estigma y creo, a partir de ahí, una manera de posicionarme que sea cuestionadora con esta manera de ver la vida que descarta la posición que elijo asumir?? Es un acto de visibilidad!!! Claro! comparto eso también.

Besos queer!!!

Chris